El nuevo Mazda CX-5, con cuatro bloques disponibles

Al igual que BMW con su BMW X5 (que tiene por encima ‘hermanos mayores’), Mazda lanzará al mercado a partir de principios del próximo año una nueva variante de su todoterreno compacto, el Mazda CX-5, que se situará un escalafón por debajo del Mazda CX-7, un modelo que gozó de un gran éxito comercial.

Sea como fuere, este CX-5 goza de la etiqueta de ‘nuevo miembro’ de la familia, ya que además de incorporar la nueva tecnología SKYACTIV (la máxima ligereza en el conjunto de la estructura y otras mejoras en diversos apartados, como en un menor consumo y, en definitiva, una mayor eficiencia), también mostrará la nueva tendencia estética que pretende seguir la firma japonesa, bautizada como KODO, o en otros términos, ‘alma en movimiento’.

Así pues, este Mazda CX-5 contará con varios motores, de los cuales el más básico y austero será el SKYACTIV-D, un diésel con turbocompresor, common-rail y 150 CV o bien 175 CV de potencia. Ambos gozarán de un consumo homologado de 4,5 litros por cada 100 kilómetros recorridos así como sus emisiones se mantendrán en los 119 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, por lo que respeta la norma Euro VI. A su vez, irán asociados a una caja de cambios manual y a una tracción delantera.

En cuanto a la oferta gasolina, gozamos de la opción de escoger el SKYACTIV-G de inyección directa con 2.0 litros de cilindrada, 165 CV de potencia y 210 Nm de par máximo, con el que el consumo homologado no pasará de los 6,0 litros por cada 100 kilómetros recorridos y sus emisiones de dióxido de carbono se mantendrán en los 139 gramos por kilómetro. Para conseguir consumos tan reducidos como los 4,5 litros o estos mismos 6,0 litros por cada 100 kilómetros recorridos, Mazda recurre a algunos sistemas como por ejemplo el sistema de parada y arranque automáticos i-stop. Excepto el bloque diésel de 175 CV, que monta tracción integral, el resto optan por una tracción delantera.

A su vez, para todos los motores se ofrecerá una caja de cambios manual SKYACTIV-MT o una automática SKYACTIVE-Drive, además de dos variantes de cada una según el par (una más pequeña de hasta 270 Nm y otra mayor de hasta 460 Nm). Por otro lado, cabe señalar que el objetivo de la firma es reducir el peso medio de su gama de vehículos en 100 kilogramos, por eso con la tecnología SKYACTIV no sólo se ahorra combustible. Así pues, con ese objetivo y con el fin de ofrecer una sensación de conducción más placentera, este Mazda CX-5 cuenta con elementos ligeros tal como el chasis.

También verá mejoradas las suspensiones (respecto al CX-7), así como la dirección asistida eléctrica. Tampoco debemos obviar otras innovaciones que se han hecho con el fin de entrar con mayor fuerza en el mercado y con el objetivo de remediar pequeños flancos que dejó el propio CX-7. Nos referimos básicamente a las dimensiones, que se han visto alteradas en este CX-5, que es 15 centímetros más corto de longitud, así como su batalla también se ve reducida en 5 centímetros. A todo esto, el espacio de carga será aproximadamente similar a los 453 litros del CX-7, que pasarán a ser 500 litros en caso de contar el compartimento inferior.

Y por lo que a su confort respecta, su fila de asientos posterior será abatible en tres piezas, a la que se podrá acceder fácilmente. Por último, destacar que Mazda espera llegar a comercializar unas 160.000 unidades al año, aunque por el momento son cifras que son algo impredecibles teniendo en cuenta que no se han dado a conocer los precios. Se especula la variante gasolina parta de los 25.000 euros, mientras que la variante diésel partirá de un precio algo más alto. Sin embargo, será mejor no dar falsas esperanzas y esperar a que salgan los precios oficiales.

Noviembre 27th, 2011

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar