Simulación y realidad, muy cerca con Gran Turismo 5

Exactamente el 16 de mayo de 1998 empezó a forjarse una leyenda tanto en el mundo del automovilismo como en el mundo virtual. Ese día salió a la venta la primera entrega de la saga de videojuegos más deseada de todos los tiempos: el Gran Turismo 1 para PlayStation 1. En él ya podíamos conducir más de cien cochazos, entre ellos el Toyota Supra Tuning o el Chevrolet Corvette.

Unos meses más tarde ya estaba en el mercado la segunda edición, la misma que nos permitía escoger entre 650 máquinas de la época tanto de la competición urbana como la de rally. En julio del 2001, uno de los mejores videojuegos de la historia se comercializaba ya para la plataforma de PlayStation 2, el Gran Turismo 3 A-Spec, que consiguió enganchar durante un número ilimitado de horas a millones de personas por sus largos y reñidos modos de juego.

Ya en 2004 el Gran Turismo 4 hizo mella también en el mundo virtual por ser el que más realismo proporcionaba al jugador gracias a su perfecta simulación de conducción. Y no sólo por eso, sino que los espectaculares gráficos en cuanto al diseño de los coches y sus detalles fueron también el eje central del éxito de esta entrega y de todas en general, pues explotaban al máximo las capacidades de las consolas en las que podían ser jugados.

Tras este breve repaso, es necesario remarcar que desde finales del pasado mes de noviembre ya está disponible en España la máxima evolución de este monstruo de los videojuegos, el Gran Turismo 5, este ya para PlayStation 3. Ha sido el más esperado durante los últimos años por todos los aficionados tanto a las videoconsolas como al motor.

Muchos lo bautizan como “el juego definitivo”; sin embargo, algunos expertos se han puesto de acuerdo en criticar una serie de aspectos que rebajan su nota final, pasando de una ‘matrícula de honor’ a un más que merecido ‘sobresaliente’. Los daños tras los accidentes, la física de los propios impactos o el hecho de que tan sólo un 20% de los coches se hayan empezado a diseñar de cero son algunos de los aspectos que hacen que el Gran Turismo 5 roce la excelencia pero no la consiga.

De todos modos, es irrefutable que su apartado gráfico y su jugabilidad están un escalón o dos por encima del resto de competentes. De hecho, durante los meses previos a su lanzamiento definitivo corrieron por la red una serie de vídeos en los que era extremadamente difícil distinguir la realidad de la ficción creada por Polyphony Digital. Tanto fue así que corría el rumor de que era imposible que ese alto grado de detallismo correspondiera con el juego en cuestión. Pero no, se ha comprobado que el aspecto visual y gráfico está extremadamente cerca de la realidad.

Para todos aquellos desconfiados que no crean posible esta evidencia, un avispado internauta –o quién sabe, quizás es obra de una campaña publicitaria viral por parte de Sony- ha colgado en Internet un vídeo en el que, con una pantalla dividida, se compara una vuelta real al circuito de Nürburgring con una vuelta ficticia al mismo, ambas con la misma persona al mando de el mismo bólido, el BMW M3 E92. El objetivo del vídeo: mostrar si las prestaciones del videojuego son fidedignas.

Y a juzgar por el resultado, lo son, al igual que las prestaciones del propio BMW, un bólido espectacular por si alguien tenía todavía alguna duda. En definitiva, que además de representar perfectamente el circuito alemán, el piloto asegura que el comportamiento del coche en el juego es prácticamente igual al del M3 real. Y es que, a pesar del tráfico, la secuencia es en general muy similar. Al menos, el GT5 es lo que nos queda –como si fuera poco- a todos aquellos que no podemos ni tener un M3 ni probarlo en Nürburgring.


Diciembre 8th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar