Consejos para el montaje de las cadenas en nuestro coche

Para luchar contra las adversidades climatológicas que el invierno nos suele ofrecer, hielo y nieve incluidos, lo mejor es ir provisto de unas cadenas adecuadas para nuestro automóvil. El experto en seguridad vial del Comisionado Europeo del Automóvil Paco Costas nos ofrece los siguientes consejos.

 

Lo primero es comprar las cadenas adecuadas para el tamaño del neumático de nuestro automóvil; suelen estar reflejadas en la caja. Se seguirán siempre las instrucciones del uso del fabricante que vienen con las cadenas, así como las indicaciones de servicio del automóvil y las recomendaciones del fabricante del coche en lo que se refiere al uso de cadenas para nieve. Las cadenas las llevaremos en un sitio de fácil acceso y no en el fondo del maletero, así como unos buenos guantes y un trozo de plástico para facilitar la labor del montaje de las cadenas.

 

No estaría demás, antes de iniciar el viaje, si se piensa que puede ser necesario el uso de las cadenas es probar el montaje de las cadenas en casa para que sirva de práctica y no vernos, en situaciones adversas, por primera vez, ante el desafío que puede suponer el montaje de las cadenas en las ruedas de nuestro coche en situaciones de climatología adversa. El coche se situará en un lugar plano, las cadenas se colocarán en las ruedas motrices o tractoras. Si tenemos un 4×4 de tracción permanente a los dos ejes, las colocaremos en las ruedas delanteras.

 

Se extenderá bien la cadena de forma ordenada, haciendola pasar por la parte interior de la rueda y a continuación se levanta la cadena por los extremos hasta la parte superior del neumático para cerrar a continuación el aro flexible, dejándolo apoyado sobre el neumático. Se unirán los dos enganches de la cadena, cerrándola en su zona superior.

 

Tras unir los enganches de la cadena se empuja el aro flexible hacia el interior de la rueda, para cerciorarnos de que queda sobre toda la banda de rodadura del neumático, haciendo pasar, por último, la cadena de color a través del soporte tensor y estirando de ella, enganchando en cualquier lugar de la cadena el extremo de la goma una vez que se tense.

 

A pesar de esta operación, las cadenas no quedarán tensadas del todo, así que  arrancaremos el motor, moveremos despacio el coche unos metros y entonces será el momento en que las cadenas se hayan acoplado perfectamente al neumático y se le puede dar el último tirón al tensor que colocamos. Para quitar las cadenas bastará desabrochar la cadena de color del soporte tensor y desmontarlas.

 

No debemos olvidar que, con las cadenas, no se debe circular a más de 50 kilómetros por hora. Al montar las cadenas el comportamiento del vehículo si circulamos por calzadas sin hielo o nieve, necesitando mayor distancia para la frenada.

 

Siempre se deberá de comprobar el ajuste y el asiento correcto y uniforme de las cadenas sobre los neumáticos. Una cadena está bien ajustada si tiene un juego tirando de ella por encima de la banda de rodadura de 1,5 centímetros aproximadamente sobre la banda de rodadura del neumático. Una cadena que esté mal colocada, por ejemplo, floja, podrá golpear en el vehículo, por lo que deberemos revisar, inmediatamente, su montaje.

 

Vía | El País

Enero 30th, 2010
Tags:

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar