Low cost cars. Baratos y pequeños

 

La fiebre del low cost no sólo está en las compañías aéreas. También se va desplazando a otros segmentos y uno de ellos es el nuestro, el del automóvil. Poco a poco todos los grupos grandes de automóviles busca tener un coche de precio muy contenido en el mercado y la gran mayoría lo hace con coches ciudadanos como los que presentamos hoy.

 

Coches pequeños baratos

 

Son el nuevo Opel Agila 1.0, el Hyundai i10 1,1 y el Subaru Justy 1.0. Son tres versiones básicas de coches ciudadanos con un diseño interior que permiten buenas habitabilidades y consumos cercanos al de un mechero. Los tres participantes en nuestra pequeña comparativa rondan el litro de cubicaje y están entre los 65cv del alemán y los 70cv del japonés. Pesan menos de una tonelada, miden poco más de 3,5 metros, usan cambio manual de cinco velocidades, no pasan de 160km/h y tardan medio siglo en llegar a los 100km/h y tienen un maletero de 225 litros.

 

Todos ellos están pensados para la lucha diaria de la ciudad. Se mueven como peces en el agua cuando se trata de cambios de carril, búsquedas de aparcamiento o conducción por calles céntricas de algunas ciudades. A nuestro entender el Opel es el mejor para conducir. Su mayor porte da una solidez muy buena en ciudad pero permite aventurarse en carretera. El motor de 65cv es el menos potente de los tres pero dan mucho juego unida a la caja de 5 velocidades. El Subaru es muy divertido. Tiene más potencia y se nota cuando aceleramos. Este coche tarda casi dos segundos menos en llegar a 100km/h de lo que tarda el Hyundai. Como en el Opel, es un tricilíndrico, que tiene un sonido peculiar. Como defecto le encontramos unos zapatos casi de carrito de supermercado que a veces resultan poco firmes y penalizan en la estabilidad. (155/80/13). Pero el mejor en consumo es el coreano con escasos 6,4 litros de media reales, dos décimas menos de lo que dice el fabricante.

 

¿cuánto cuesta un coche pequeño y util?

 

Por dentro los tres son graciosos. El Opel el que menos, con un interior muy de Opel, serio con algún detalle de juventud como el velocímetro de un solo reloj. Es el más cómodo de los tres y la habitabilidad está cerca a los coches de mayor tamaño. El Hyundai está a la altura de lo esperado. Trae un montón de equipamiento para el precio y resulta alegre. Los materiales dejan que desear pero dan su juego. No nos gusta mucho la idea de que el color del coche se vea en el salpicadero, ya que en ciertos colores acaban por darnos ganas de asesinar a alguien.

 

El Subaru es muy bueno. El equipo de serie es el mejor y el espacio es perfecto. Es cómodo y juvenil. Los mandos son firmes y con tacto agradable.

 

Todos son 5 puertas lo que facilita entrar en las plazas traseras, pero ojo, en todos hay que estar al loro con el marco ya que se queda muy bajo.

 

En cuanto a seguridad y teniendo en cuenta que son versiones básicas, incluyen un equipamiento bastante decente. ABS y cuatro airbags son de serie en todos ellos y en el Opel se puede añadir ESP por sólo 400 euros.

 

Pero lo que importa es ¿cuánto cuestan estos cochecillos? Pues muy poco. Un Opel, el mejor según nuestro criterio, ronda los 10.000,00 euros aunque habría que añadirle un montón de equipamiento y eso le penaliza. El Hyundai tiene un precio aún mejor. Ronda los 9.700,00 euros y además trae MP3. Tiene tres años de garantía sin límite de kilómetros y es el único que tiene banqueta trasera abatible en dos partes asimétricas (40/60). El Justy es el más caro de los tres. Está por los 10.300,00 euros, claro que tiene casi de todo incluyendo rueda de repuesto normal, aunque con el tamaño que trae como para no. También tiene 3 años de garantía pero con 100.000 km de tope.

 

Subaru Justy, barato y equipado

 

En fín, todos ellos son perfectos para parejas jóvenes o incluso para segundo coche familiar. En www.autodescuento.com los precios seguramente serán más baratos, así que los haremos más apetecibles.

 

Departamento de análisis de www.autodescuento.com

 

Julio 9th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar