Diez claves para tener los neumáticos siempre a punto

Para garantizar un comportamiento seguro de tu vehículo hay muy pocos elementos en tu coche tan importantes como los neumáticos.  Se trata de la única parte del coche que está en contacto con el suelo y de su buen estado depende tu seguridad y la de los tuyos.

Para comprobar el buen estado de los neumáticos no es necesario acudir a un taller o una tienda de recambios de automóvil. Uno mismo puede realizar las comprobaciones pertinentes para, a partir de ahí tomar una decisión sensata y cambiar las ruedas si es necesario.

1. A la hora de montar los neumáticos, realiza un buen montaje de los mismos, comprobando que tanto el equilibrado y alineación se realiza correctamente. De este modo conseguirás que te duren más, al gastarse de modo más regular, al tiempo. No escatimes, pues en el montaje. A partir de ahí, comprobar las presiones (los coches actuales ya cuentan con avisadores electrónicos de pérdida de presión) y vigila el estado de válvulas y sus tapones.

2. Los neumáticos cuentan con un indicador que te muestra cuándo quedan 1,6 mm, el límite legal del dibujo para poder circular (ojo, te pueden multar si los llevas más gastados). La duración en kilómetros varía en función del neumático elegido, tipo de conducción realizada, climatología… pero échales un ojo de vez en cuando. Si muestran algún abultamiento o signos de envejecimiento, no dudes en cambiarlos. Presta atención a las letras en el neumático: en el flanco verás su fecha de fabricación, y no deben pasar más de diez años montados en el coche después de ella.



3. La ley española de seguridad vial es clara: “Los vehículos deben estar equipados con neumáticos de las dimensiones y características previstas por el fabricante en la homologación del vehículo, o sus equivalentes, según lo dispuesto en la reglamentación vigente que les sea de aplicación”. Nada de experimentos, pues: mira qué neumáticos son los que necesita tu vehículo y adquiere unos que cumplan con las especificaciones homologadas por el fabricante.

4. Acude a centros autorizados para realizar el cambio de neumáticos. Que el montaje se realice de forma adecuada es vital para tu seguridad.

5. Asesórate sobre los neumáticos que vayamos a comprar. Gracias a internet es posible encontrarse con páginas como www.neumaticos-outlet.es, donde podrás encontrar información muy completa de todos los modelos, con sus prestaciones y precios mucho más ajustados que en los puntos habituales.

6. A la hora de elegir los neumáticos ten en cuenta si son especiales para verano, de invierno (ojo, pierden muchas cualidades a temperaturas mayores de 10 grados, y se gastan más), los hay más seguros con lluvia, perfectos para lugares con muchas precipitaciones…

7. Cuando solamente te toque cambiar dos neumáticos es mejor que los más nuevos se ubiquen en el eje que mueve el motor, donde se necesita mejor agarre.

8. Pide en el taller que comprueben también, en el momento de cambiar neumáticos, si tu coche tiene problemas de dirección o suspensión. Si alguno de estos componentes mecánicos no funciona adecuadamente acabarás gastando de forma irregular la banda de rodadura.

9. Por norma general, evita la gama más baja de neumáticos. Aunque sean más caros, unos neumáticos de gama superior, de una marca reconocida, te aportarán mayor seguridad y en muchas ocasiones serán más duraderos.

10. Salvo si eres de los que gusta llevar el coche al extremo, echa un ojo a los neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Reducen la fricción del coche con el asfalto y son igual de seguros. Puede que cuesten algo más que sus equivalentes convencionales, pero se amortizan de sobra con el ahorro de gasolina que producen.

Julio 4th, 2016

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar