Los coches más rápidos del mundo: de 2001 en adelante (IV)

Durante más de cinco décadas Bristol ha seguido su estilo sin dejarse influenciar por las modas automovilísticas. Sin embargo, en esta década ha querido reinventarse con el Fighter, aunque no por ello ha dejado de ser fiel a su estilo. Es un biplaza veloz, un supercoche para el siglo XXI que combina potencia y una aerodinámica magnífica a partir de las cuales podía alcanzar los 320 km/h.

Construido con un resistente chasis de acero con suelos y mamparas de aluminio, estaba configurado con un motor V10 de 7.996 centímetros cúbicos de capacidad y 525 CV de potencia (628 CV en la variante ‘S’) a 5.600 revoluciones por minuto. Gracias a estas prestaciones era capaz de pasar de 0 a 96 km/h en 4 segundos sin tener que subir a la segunda marcha. Al igual que el Mercedes 300 SL, sus puertas se abrían al estilo gaviota. Puede ser un modelo singular, aunque su calidad es innegable.

Muchos Ferraris fueron diseñados bajo la supervisión de Pininfarina; sin embargo, sus carrocerías fueron creadas por Sergio Scaglietti, gracias al cual los últimos modelos de Il Cavalino Rampante se fabrican en las instalaciones de Scaglietti Light Alloy Technologies en Módena, cerca de la sede de Maranello. Allí se fabricó el chasis y carrocería del 612 Scaglietti, un potente bólido de cuatro plazas capaz de alcanzar los 320 km/h.

Estaba configurado con un motor V12 de 5.748 centímetros cúbicos de capacidad y 540 CV de potencia a 7.250 centímetros cúbicos de capacidad, lo que le permitía pasar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, gracias también a su transmisión manual o automática de seis velocidades. Es el primer Ferrari V12 en sustituir el chasis tubular integrado de acero por uno de aluminio. Se necesitaron más de 3.500 horas de trabajo para refinar la aerodinámica de la carrocería.

La marca sueca Koenigsegg es uno de los fabricantes más recientes del mundo automovilístico, aunque no por ha pasado desapercibida. En febrero de 2005, su modelo CCR fue conducido por el piloto de pruebas Loris Bicochi y registró una velocidad punta de 387,9 km/h en el circuito de Nardo, al sur de Italia. En una larga recta, el director Christian von Koenigegg aseguró que alcanzaba los 395 km/h.

Esta extraordinaria velocidad tiene su origen en el motor V8 de aleación (fabricado íntegramente en fibra de carbono) de 4.700 centímetros cúbicos de capacidad y 806 CV a 6.900 revoluciones por minuto. Más adelante le incorporó un doble turbocompresor Rotrex para reducir el peso del motor en 12 kg. La fuerza del CCR la transmite un transeje de seis velocidades Cima, gracias al cual puede pasar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos.

Noviembre 30th, 2010

2 Comentarios para “Los coches más rápidos del mundo: de 2001 en adelante (IV)”

  1. anonimo Dice:

    el m3 gtr

  2. paco Dice:

    me gustan

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar