Los coches más rápidos del mundo: de 2001 en adelante (II)

Hoy en día se fabrican coches utilitarios con muchas prestaciones y que en sus velocímetros marcan velocidades increíbles. Algunos de ellos superando la barrera de los 300 km/h. Es el caso del Porsche Carrera GT, que empezó a ser fabricado en serie en 2003, basado en el coche de carreras de Le Mans del año 2000. El modelo original incorpora un techo desplegable y desmontable tipo targa.

Tras más de cincuenta años fabricando motores de cilindros opuestos horizontales y disposición trasera, Porsche optó por un motor V10 para el Carrera GT, cuya capacidad era de 5,5 litros y que generaba 605 CV a 8.000 revoluciones por minuto, lo que le permitía alcanzar los 330 km/h sin demasiados apuros. La propia empresa afirmó que podía pasar de 0 a 96 km/h en 3,8 segundos y de 0 a 200 km/h en 9,9 segundos gracias también a su transmisión manual de seis velocidades. Según los expertos, es el Porsche definitivo.

Por su parte, Mercedes seguía fabricando supercoches de ensueño, como el SLR McLaren, uno de los más esperados surgido tras la fusión de Mercedes y McLaren en 1995. El turismo insignia de la marca germana es el único Mercedes construido en el Rein Unido. El prototipo, de los pocos que podía rodar y moverse, debutó en el Salón del Automóvil de Detroit en 1999 y salió al mercado en 2003.

Su carrocería de fibra de carbono y aluminio se basaba en el chasis del descapotable SL, logrando un acabado puramente Mercedes-Benz. Estaba equipado con un motor V8 con doble turbocompresor, 5.438 centímetros cúbicos de capacidad y 626 CV a 6.500 revoluciones por minuto, lo que le permitía alcanzar los 334 km/h de velocidad punta, aunque cabe destacar que se le incorporaron limitadores. Además, su aceleración de 0 a 100 km/h se cronometró en 3,8 segundos. Es, sin duda, uno de los Mercedes más memorables.

El Ferrari de calle más rápido de la historia, el Enzo, fue anunciado el día después de que la escudería italiana consiguiera alzarse por cuarta vez consecutiva campeona de constructores de Fórmula 1. Configurado con un motor V12 de 5.999 centímetros cúbicos y 660 CV a 7.800 revoluciones por minuto, era capaz de registrar los 354 km/h de velocidad punta, además de pasar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos.

La caja de cambios manual de seis velocidades con cambio electrohidráulico se accionaba mediante levas situadas tras el volante, cual bólido de Fórmula 1. Se estableció que se crearían 349 unidades para comercializar y en 2005 se anunció una versión de carreras, el FXX, que gozaba de 800 CV de potencia y 6.262 centímetros cúbicos de capacidad. Simplemente, era una máquina espectacular.

Noviembre 28th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar