Los coches más rápidos del mundo: de 2001 en adelante

El reinado de McLaren como el coche más rápido del mundo finalizaría de 2001 en adelante. Koenigsegg y Bugatti fabricaron coches aún más rápidos, algunos de ellos incluso superaban los 400 km/h. En estos años Volkswagen se ha hecho con tres grandes marcas: Bugatti, Lamborgini y Bentley, que desafiarán a los más veloces bólidos del mundo. La historia de los deportivos jamás ha vivido unos años tan dorados y emocionantes.

El primero de los coches a destacar en este apartado es el Porsche 911 GT2, presentado en el Salón del Automóvil de Detroit. Con un motor de seis cilindros con doble turbocompresor de 3.600 centímetros cúbicos y 456 CV a 5.700 revoluciones por minuto era capaz de alcanzar los 315 km/h y pasar de 0 a 96 km/h en 4,1 segundos, gracias también a su transmisión manual de seis velocidades.

Pesaba un total de 1.440 kg, 220 kg menos que el Turbo actual. Su exterior goza de un alerón trasero fijo que proporcionaba un mayor impulso descendente y de unas grandes entradas de aire incorporadas en el faldón delantero para refrigerar los discos de freno de 250 mm. En 2004 fue mejorado con más potencia (483 CV), y, junto al GT3, el Carrera 4 y el Turbo, sigió fabricándose incluso después de aparecer en 2005 la nueva serie 997, aunque ya se espera una nueva versión.

Aston Martin también incrementaría su fama con el Vanquish. Salió a la luz en 2001 tras presentarse en el Salón del Automóvil de Ginebra y tras cuatro años de proyectos y planos. Con un aspecto similar al del legendario DB4 GT Zagato, el Vanquish estaba configurado con un motor V12 de 5.935 centímetros cúbicos de capacidad y 460 CV a 6.500 revoluciones por minuto, prestaciones que, junto con una transmisión manual de seis velocidades, le permitían alcanzar los 315 km/h y pasar de 0 a 96 km/h en 4,8 segundos.

En 2004 se anunció la versión Vanquish S aún más rápido. Las nuevas mejoras en el motor V12 lo catapultaron hasta los 540 CV de potencia que le permitían registrar los 320 km/h de velocidad punta. Su popularidad fue tal que fue elegido para ser el coche oficial de James Bond en el film Muere otro día.

El Murciélago de Lamborgini, presentado en el año 2002, ha sido considerado como el mejor diseñado y fabricado de la marca. Este cupé de tracción a las cuatro ruedas es capaz de alcanzar los 330 km/h gracias a su motor V12 de 6.192 centímetros cúbicos y los 571 CV de potencia que genera a 7.500 revoluciones por minuto. Además, gracias a su transmisión manual de seis velocidades, puede pasar de 0 a 96 km/h en 3,8 segundos.

Este modelo devolvió a Lamborgini a la primera línea de los fabricantes de supercoches gracias a la inversión realizada por su propietario, la empresa Volkswagen, que se hizo con la franquicia en 1998 y la asignó a su subsidiaria Audi. El Mueciélago aún es el Lamborgini más espectacular y deseado.

Noviembre 27th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar