Los coches más rápidos del mundo: principios de siglo XXI (III)

Los coches más veloces y potentes no siempre han sido los más caros y los más espectaculares modelos. Había, de hecho, algunos coches de carretera que gozaban de muy buenas prestaciones, como es el caso del Renault sport Clio V6. El Clio Supermini de 1990 fue el mayor éxito de ventas de la década para Renault, y el Sport se concebió como una segunda generación de fabricación limitada del Supermini, capaz de alcanzar los 233 km/h.

El proyecto fue presentado en el Salón del Automóvil de París de 1998, y, tras dos años de desarrollo, el Clio V6 apareció a principios de 2001 con un precio de 25.995 libras. Gracias a su motor V6 de 2.946 centímetros cúbicos y 230 CV a 6.000 revoluciones por minuto pasaba de 0 a 96 km/h en 6,7 segundos. Versión tras versión, se mejoró la suspensión, los frenos y su interior, incluso su potencia (a 255 CV). En 2005 se fabricaron sus últimas unidades, cuando ya se había empezado a vender un Clio de cinco puertas estándar.

Por su parte, Ferrari seguía elaborando máquinas de ensueño, como es el caso del 550 Barchetta Pininfarina, la versión descapotable de su representativo cupé 550. Se presentó en el Salón del Automóvil de París del año 2000 con el fin de conmemorar el 70º aniversario de la creación del establecimiento de fabricación y diseño de carrocerías en Turín. Tras 23 años montando el motor en posición central, ya en 1996 se introdujo al 550 Maranello un motor V12 frontal.

Así pues, el 550 Barchetta Pininfarina no sería menos, pues además estaba capacitado de 485 CV a 7.000 revoluciones por minuto, lo que le permitía alcanzar una velocidad punta de 299 km/h, además de alcanzar los 96 km/h en 4,6 segundos. La transmisión era automática, puesto que se manejaba mediante dos palancas situadas tras el volante. Tan sólo se fabricaron 448 unidades, cada una de ellas a un precio de 172.000 libras.

La marca holandesa Spyker, que comercializaba coches de lujo, vendió su último bólido en 1925. Sin embargo, resucitó en el año 2000 con su modelo C8 Spyder, el primer modelo de la nueva empresa dirigida por Victor Muller y el ingeniero Maarten de Brujin. Se presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Brimingham del mismo año. Con un motor Audi V8 de aleación de 4.172 centímetros cúbicos de capacidad y 394 CV a 6.500 revoluciones por minuto era capaz de registrar los 300 km/h de velocidad punta.

El coche estaba disponible con una caja de cambios de competición, y, en la versión de carreras R, con entradas de aire montadas en el chasis. Salieron al mercado un par de versiones más, como el C8 Spyder T con 525 CV de potencia o el C12 La Turbie, con 500 CV. En 2006 empezó la producción del nuevo C12 en 2007.

Noviembre 26th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar