Los coches más rápidos del mundo: años 60 (III)

Grandes velocidades se habían registrado hasta finales de los 50. Ya en la década de los 60, la potencia y las prestaciones de motor fueron las mejoras pretendidas más significativas. Tercera tanda de bólidos de “esos maravillosos años 60″…

Ya en 1964 se presentó el Gordon Keeble, un turismo que alcanzaba los 220 km/h y tenía un aspecto formidable, gracias a su valeroso diseño italiano y al rendimiento fiable de su motor V8 de 5,4 litros. Era silencioso a la vez que rápido, pues podía pasar de 0 a 96 km/h en 7,5 segundos gracias a sus 300 CV de potencia a 5.000 revoluciones por minuto y una transmisión de cuatro velocidades.

Pesaba 1.435 kg, pero su único inconveniente era su precio, tasado en 2.798 libras esterlinas, muy barato como para mantener la compañía original, que se mantuvo hasta marzo de 1965; para entonces se habían fabricado 93 unidades. Finalmente, se completaron 99 unidades del Gordon-Keeble.

Lamborgini, tras tres años fuera del mercado, sacó a la venta en 1967 el impresionante bólido Miura, que combinaba una carrocería espléndida con unos innovadores componentes mecánicos. Se le injertó un motor V12 con 350 CV de potencia a 7.000 revoluciones por minuto y 3.929 centímetros cúbicos de capacidad, lo que le permitía alcanzar los 274 km/h sin excesivas dificultades.

Además, era capaz de llegar a los 96 km/h en tan sólo 6 segundos. Su altura era de 1.041 mm. En 1969 se presentó una versión más potente, el Miura S, que contaba con 375 CV, lo que serían 385 Cv en 1971 con el Miura SV, cuya última unidad se fabricó a finales de 1972. Tras un paréntesis de dos años, el Miura se sustituyó por el igualmente espectacular Countach.

General Motors no se quedó impasible ante el gran éxito de su rival más directo, el Ford Mustang. Por ello sacó al mercado la versión Z-28 del recién presentado Chevrolet Camaro cupé de 1967, capaz de registrar los 209 km/h de velocidad punta. Dotado de un motor V8, 360 CV a 6.000 revoluciones por minuto y 5.735 centímetros cúbicos de capacidad, el Z-28 podía pasar de 0 a 96 km/h en 5,9 segundos.

En 1968 y 1969, arrasó en todos los eventos celebrados por el Sports Car Club of América (SCCA) tras ganar casi todas las carreras disputadas, dotándole así de una popularidad desmesurada. La versión estándar del Camaro fue uno de los Chevrolet más vendidos hasta entonces, hasta que en 1981 dejó de fabricarse.

Octubre 30th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar