Los coches más rápidos del mundo: años 40 (I)

Después de ver los coches más rápidos de principios del siglo XX, llega el turno ahora de empezar a conocer los modelos más veloces de los años 40.

Los modelos de MG (Morris Garages) se convirtieron en los coches deportivos más populares del mundo durante los primeros años de postguerra, en concreto el MG TC, inspirado en los años treinta. Carecía por completo de prestaciones aerodinámicas y tenía un diseño más bien arcaico, pero fue muy deseado por el público.

Su motor, de cuatro cilindros y 1.250 centímetros cúbicos, se ubicaba en línea en la parte delantera del vehículo. Estaba dotado de una potencia de 54 CV a 5.200 revoluciones por minuto. La tracción era trasera y lograba alcanzar los 121 km/h. A todo esto, era capaz de pasar de 0 a 96 km/h en 22,8 segundos. Se dejó de fabricar en 1950, pero se habían conseguido vender la increíble cifra de 10.000 unidades.

Por su parte, un empresario industrial de Turín, Piero Dusio, fundó la marca Cisitalia, que ha conseguido expresar todo el potencial de la industria del motor italiana de la posguerra. El modelo 202 Gran Sport, con un motor en línea situado en la parte delantera, de tan sólo 1.100 centímetros cúbicos y de 55 CV a 5.500 revoluciones por minuto, era capaz de alcanzar los 161 km/h.

Se presentó en el Salón del Automóvil de París en 1947. Su genial aerodinámica y su escaso peso (777 kg) le permitía ser más veloz que otros vehículos con motores más grandes. Los modelos de 60 CV llegaron incluso a registrar una velocidad punta de 169 km/h.

Jaguar presentó en el Salón del Automóvil de Londres en 1948 su mítico modelo XK, en este caso el 120, que debe su nombre a la velocidad que era capaz de alcanzar (120 millas por hora, lo que equivale a unos 193 km/h).

Su excepcional rendimiento se debía al motor, dotado de seis cilindros y 160 CV a 5.000 revoluciones por minuto y al doble árbol de levas en culata. Lograba llegar a los 96 km/h en tan sólo 12 segundos y su chasis estaba inspirado en el sedán de Mark V. Los leves retoques aerodinámicos que realizó William Lyons, el presidente de Jaguar, consiguieron que el XK alcanzara en 1949 los 212 km/h.

En 1951, la aparición de una versión cupé descapotable de dos puertas fue un éxito tanto por lo que al diseño respecta como a sus mejoras en el interior. Los nuevos modelos de 1952 consiguieron incrementar en 20 CV los anteriores. La última variación del XK120, aparecida en 1953, combinaba la comodidad de un techo sólido con la posibilidad de sentir el viento en la cara. Se dejó de fabricar en el otoño de 1954, pero para aquel entonces, Jaguar ya era uno de los principales fabricantes de coches deportivos del mundo.

Octubre 14th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar