Leyendas Hispanas: EUCORT (II)

Continuamos con el segundo y último artículo sobre la historia de la empresa fundada por el visionario Eusebio Cortés, en el primer artículo nos habíamos quedado en el contrato firmado entre Eucort y el gobierno argentino para la exportación de unas mil unidades, un negocio que precisamente no resultó todo lo acertado que Eucort predecía.

Al mismo tiempo que llegaban las primeras unidades a Argentina, principios de 1949, Eucort volvía a aprovechar la Feria de Muestras de Barcelona para hacer la presentación de las nuevas versiones con un nuevo motor de 3 cilindros que cubicaba algo más de 1 litro (1034cc), motorización que denominarían “Victoria”. Sería 1949 un año con frenética actividad en la corta, pero intensa, historia de Eucort, que ya disponía de una red comercial por toda la península y representación incluso en Marruecos.

Cuatro fueron los modelos presentados por Eucort que iban propulsados por el motor “Victoria”, un sedan de 4 puertas, un cupé o rubia de 2 puertas, una carrocería comercial y un prototipo para el servicio de taxis, además de los dos vehículos para competición de 2 y 3 cilindros conocidos como “Grand Sport”. En esta ocasión Eusebio Cortés trataría de volver a realizar contactos a nivel político que, una vez más, fracasarían, con el argumento de la existencia de varios informes negativos por parte del INI. Ni tan siquiera una carta firmada por los cerca de mil trabajadores de la firma suplicando al Gobierno por unas ayudas que evitarían el cierre de la empresa darían resultados. En esas mismas fechas la empresa tendría una de sus pocas alegrías en el océano de dificultades, la revista británica “Autocar” les dedicaba una breve reseña en su publicación.

Sin ayudas gubernamentales, la empresa estaba avocada al fracaso, la Feria de Muestras de Barcelona de 1950 sería la última donde Eucort acudiría, aunque ésta vez sin stand propio. Comenzaba así el éxodo de trabajadores de Eucort, poco a poco la empresa se quedaba huérfana de personal, pudiendo decirse que la empresa pasaría a la historia a principios de 1951. Muchos de los extrabajadores fundarían sus propias empresas, destacando entre ellas la fundada por dos extrabajadores junto con un excliente, “Autonacional S.L.”, aunque eso lo dejaremos para un nuevo especial.

Estado actual del edificio de Eucort

Eucort es un ejemplo más que demuestra que, históricamente, el I+D y la productividad son conceptos que poca cabida han tenido a lo largo de la historia de España, un ejemplo más de una empresa que se ve obligada a desaparecer por, en muchas ocasiones, problemas ajenos a su voluntad, dejando cómo únicos testigos los edificios que un día abarcaron algo más que las ilusiones de un grupo de personas, así, el edificio de Eucort en el 124 de la calle Nápoles nos recuerda con su verde fachada lo que pudo haber sido y nunca fue, la triste realidad de la industria automovilística española.

Fuente | Clásicos Exclusivos
Fotografías | Autopasion18

Septiembre 10th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar