Mercedes F800 Style, el futuro ya está aqui

La elegancia serena se transmite por el contraste de la luz, tamizada por tres lunas de cristal en el techo entre los colores claros y oscuros, de adelante hacia atrás, cuando recorremos su tapicería. Es el llamado efecto “fading”.

Su nuevo panel de mandos o Cam touchpad es de fácil manejo y de funcionamiento intuitivo, similar al Smartphone, sin precisar instrucciones. La unidad de mandos está en la consola central, desde donde se puede controlar y ajustar el climatizador, el teléfono, el sistema de audio y navegación y las aplicaciones de Internet. Al necesitar menos atención los menús del panel de mandos se refuerza la seguridad activa. Al concepto de instrumentación se le ha denominado “Human Machine Interface”, o interfaz hombre y máquina.

Su frontal sigue una pauta diáfana: sus líneas señalan hacia adelante, hacia la parrilla, en una convergencia de lamas arqueadas que captan la mirada. Su destino futurista se sugiere también en el diseño exterior, la curvatura del techo, los voladizos cortos de la carrocería o la distancia entre ejes.

En las puertas traseras, un toque suave a la manilla de las puertas, suspende un brazo basculante en el montante trasero que desplaza, levemente, hacia afuera y hacia atrás las puertas. Se prescinde así de la columna central, con lo que se obtiene un espacio abierto con sensación única al subir a bordo.

La plataforma flexible permite al F800 Style la incorporación de un módulo híbrido enchufable y un motor eléctrico que funciona por piula de combustible. El módulo híbrido sólo emite 68 gramos de CO2 por kilómetro, certificados provisionalmente. Su grupo propulsor consta de un motor de gasolina V6 de unos 220 kW (299 CV) con inyección directa y un motor eléctrico con una potencia aproximada de 80 kW (109 CV).

Los 6 cilindros se montan en la zona delantera y el módulo eléctrico en la carcasa del cambio automático. La batería se ión litio está situada bajo los asientos traseros. Su recarga se realiza gracias a la energía liberada al frenar, pudiendo enchufarse a una estación de recarga o a una toma de corriente doméstica.

Exclusivamente con propulsión eléctrica, el Mercedes F 800 Style tiene una autonomía de 30 kilómetros y tiene una velocidad máxima de 120 km/h. Si se combina con el motor de gasolina, acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos, teniendo en cuenta que el vehículo pesa mil setecientos kilogramos. Su consumo es de 2,9 litros a los 100 kilómetros.

Si funciona con la pila de combustible, la energía se obtiene de la reacción del oxígeno con el hidrógeno, sin emisiones contaminantes, sólo vapor de agua y su potencia es de 100 kW (136 CV). El hidrógeno  está almacenado en cuatro depósitos herméticos, bajo el túnel de transmisión y justo debajo de los asientos traseros, protegidos contra cualquier eventualidad.

Cada depósito tiene 5,2 kilos de hidrógeno, con lo que proporciona al F 800 Style una propulsión por pila suficiente para recorrer 600 kilómetros. Los componentes del motor eléctrico por pila de combustible se usan en la producción de la pequeña serie de la Clase B F-Cell.

Junio 29th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar