“Esta historia” de Alessandro Baricco, vida y automóviles

 

Puede resultar algo difícil para los aficionados a los coches que no lo son a la literatura, por la dificultad que encierra la obra, en cuanto a que no encaja en el estándar de los “bestseller” de lectura rápida. Si se percibe a los coches y  su mundo como algo especial, integrante de la historia del siglo XX, se tendrá mucho andado en la comprensión y en la emoción que embargan al disfrutar de esta obra.

 

Desde el mismo comienzo, con el relato de la inconclusa carrera París – Madrid de 1903, los circuitos, las carreras y los coches están presentes en la vida de los protagonistas desde las primeras páginas de lectura. Finaliza el periplo automovilístico con las Mille Miglia, sin olvidar la implantación del automóvil, las guerras mundiales o la génesis y el auge de los circuitos de velocidad.

 

Sus personajes principales nacen a la par que el automóvil, y lo ven convertirse en motivo de fascinación y de horror tras la aparición de este invento. En el devenir de “Esta historia”, se van conociendo a sus protagonistas, ligados al automóvil y a las carreras como hilo conductor.

 

Arranca la historia de Baricco con Libero Parri, agricultor italiano que siente que el futuro estará ligado al automóvil, hasta su hijo Ultimo, fascinado por esas máquinas y sus caminos. No conviene olvidar al Conde D’Ambrosio, ligado a las carreras que se organizan desde principios del siglo XX.

 

La de Baricco ha sido considerada una “novela carretera”, con su destino impreciso pero inexorable, lentos ascensos, zonas de curvas ciegas, sinuosos descensos y tramos llanos, que ocupan la cabeza y los pensamientos de Ultimo Parri. Si la carretera es algo más que una fina línea en el navegador y el coche es algo más que un simple medio de transporte, la lectura de “Esta historia” está recomendada.

 

Vía | Terra

Mayo 29th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar