Mitsubishi Outlander, con cambio automático de última generación

La última modificación del SUV de Mitsubishi, el Outlander, ha supuesto la incorporación de un cambio automático de última generación, de tacto deportivo con el que la marca ha hecho ganar muchos en enteros a su modelo y colocarlo delante de los SUV de la competencia que aún no tienen ese tipo de caja de cambio. Aprovechando esta ocasión Mitsubishi ha modificado la parrilla para hacerla trapezoidal, como la del Lancer, dividida por la defensa en su zona de matrícula.

El principal cambio del nuevo Outlander es el cambio, de doble embrague, parecido al del Lancer Evo, con 6 marchas y guía secuencial, en la propia palanca y en las levas del volante que son perfectas, grandes, metálicas y fijas a la caña de dirección lo que facilita una conducción deportiva siempre disponible. Este cambio cuenta con motor de 2.2 litros con 156 CV a 4.000 rpm, con un par de 380 Nm a 2.000 rpm y relación peso potencia de 11,2 Kg/CV. La palanca queda algo baja pero las levas son ideales.

Se puede adentrar en curvas y cambiar drásticamente la personalidad del coche gracias a ellas. Se mantiene el cómodo sistema de cambio del tipo de tracción en el que un mando electrónico de rosca nos permite andar con tracción delantera, total o total con bloqueos. De la primera forma nos permite circular con la tracción delantera, de la segunda el tren trasero recibe órdenes de girar en la proporción que las delanteras no pueden absorber el gito y en la tercera hay un reparto en los dos trenes para las situaciones más delicadas.

Al ser un todoterreno ligero (o SUV) no tenemos reductora. Su tracción es de reparto electrónico, pudiendo escoger con el mando la tracción delantera que ahorra combustible y mecánica. Se puede obligar a que el reparto siempre garantice atrás en la posición “look” del mando giratorio. La tracción delantera se recomienda para un ritmo deportivo de conducción o si el piso se encuentra húmedo. En el interior el Mitshbishi Outlander conserva sus 5+2 ocupantes, con equipamiento alto y un acabado desahogado, con facilidad para encontrar los mandos, son muy intuitivos y palancas cómodas en los reglajes. Sus cinco versiones finales parecen escasa oferta en un tipo de coche en un auge.

Su carrocería tiene perfil parecido al de un turismo normal, algo más elevada del suelo. Es muy práctica por su portón trasero que se abre en dos hojas y amplia el suelo como mesa, banco de trabajo o transporte de un objeto muy alargado. El nivel más alto de equipamiento dispone de climatizador automático de un solo canal y fácil manejo, con cargador de CD’s y ocho altavoces. Tiene también faros de xenón direccionales con lava-faros, apertura sin llave, automatismo de luces y limpia-parabrisas, sensor trasero. Su consumo está en el margen de 8 a 10 litros, subiendo a 11 o 15 litros en carretera curveada, siempre cifras más altas que las teóricas. Tiene unas prestaciones decentes, con las mejores cifras en recuperación. Su velocidad punta no es exagerada (198 km/h) y se pone a 100 kilómetros por hora en poco más de 11 segundos.

Vía | Mi Coche

Abril 10th, 2010

Un comentario para “Mitsubishi Outlander, con cambio automático de última generación”

  1. Bitacoras.com Dice:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:     La última modificación del SUV de Mitsubishi, el Outlander, ha supuesto la incorporación de un cambio automático de última generación, de tacto deportivo con el que la marca ha hecho ganar muchos en enteros a su m…..

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar