Opel Flextreme GT/E, máximo potencial de híbrido

Durante la celebración del Salón de Ginebra Opel ha presentado su prototipo Flextreme GT/E. Se presenta en una carrocería coupé de cinco puertas y cuatro plazas encuadrado en el segmento D, donde se encuentra el Opel Insignia y con medidas similares a esta berlina.

Sus medidas son de 4,7 x 1,87 x 1,308 metros, con una distancia entre ejes de 2,9 metros. Gracias a su baja altura y su diseño optimizado tiene un coeficiente de penetración aerodinámica de 0,22x. En Opel se ha diseñado el Flextreme GT/E bajo tres criterios que permiten la gestión óptima del flujo del aire en la carrocería con una pequeña calandra, carenando la parte baja de la carrocería e imprimiendo un leve efecto Venturi en la parte trasera para rebajar el coeficiente de resistencia aerodinámica al valor mínimo. Sus llantas de aleación son de 21 pulgadas, son muy estrechas para reducir la resistencia al aire junto con unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura.

Al superarse los 50 kilómetros por hora se despliegan de forma automática unos spoilers en los laterales de 35 centímetros de longitud, desde el conducto de extracción de aire tras cada paso de rueda trasero que canalizan el flujo de aire hacia las esquinas del coche para reducir al mínimo las turbulencias.

El chasis y los elementos mecánicos del Flextreme GT/E son de aluminio, los paneles de la carrocería son de materiales compuestos y la superficie acristalada en policarbonato, todos ellos muy ligeros y resistentes para lograr el menor peso posible del conjunto, circunstancia vital en un coche de propulsión eléctrica. En cuanto a su diseño su frontal presenta un diseño limpio, con un capó bajo y unas sobredimensionadas aletas delanteras con faros en forma de ala que incorporan una banda de LED que realizan las funciones de iluminación de cruce, carretera e intermitencia.

En la parte central del paragolpes hay una gran toma central de aire que hace las veces de toma calandra del radiador, con diseño en forma de trapecio invertido. El capó tiene el habitual pliegue de los modelos de la marca en esta pieza con ligeras y finas branquias para extraer el aire caliente del motor. El emblema de la marca en la parte frontal del Flextreme GT/E oculta un enchufe que sirve para la recarga del sistema de baterías del propulsor. El paragolpes trasero se extiende por la silueta ascendiendo por la misma hasta la tercera ventanilla trasera, ocultando los pilares traseros.

En la zaga, la línea de cintura envuelve los pasos de rueda. El fuerte grado de inclinación del portón trasero impide el aspecto de coupé a la carrocería. El portón del maletero integra los pilotos traseros de LED, también con forma de ala y un gran cristal, ligeramente curvado, para mejorar el flujo del aire. Su cristal se extiende a forma de panorámico para aumentar la luminosidad interior, con una parte central adaptativa que se oscurece para impedir que el interior se caliente mucho en verano. La limpieza absoluta de elementos en su perfil se debe a que no tienen tiradores las puertas ya que se han sustituido por sensores de luz que se activan cuando son cubiertos por una mano. El Flextreme GT/E no tiene retrovisores exteriores, sustituyéndolos unas microcámaras en los montantes del parabrisas. Su sistema de propulsión eléctrica E-REV y un motor de combustión térmica alimentado por gasolina, con cuatro cilindros y 1.4 litros con potencia de unos 100 CV y un motor eléctrico de 163 CV de motor térmico y par motor de 370 NM, con aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora inferior a 9 segundos y velocidad punta de 200 kilómetros por hora.

Su consumo medio se estima de 1,6 litros a los cien kilómetros y unas tasas de emisiones de CO2 inferiores a 40 gramos por kilómetro. La tracción es a las cuatro ruedas (con la tracción eléctrica) con una autonomía en modo eléctrico de sesenta kilómetros y un total de quinientos kilómetros. Su sistema de baterías está formado por celdas de iones de litio bajo el piso de los asientos traseros, en paquetes con forma de T, con capacidad de 16 kilowatios por hora y voltaje nominal de 350 voltios. Su cargador integrado tiene una potencia de 3,3 kilowatios que tarda unas tres horas en cargar completamente la batería conectada a una corriente doméstica de 230 voltios.

Vía | Sobre Coches

Marzo 28th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar