Subaru presenta en Ginebra su Impreza XV

El crossover compacto se destaca por un frontal más voluminoso con bajos protegidos, arcos de rueda y estribos más grandes en color mate oscuro y las barras del techo en aluminio a juego con el resto de medidas de protección. En el interior no cabe esperar mucha diferencia con el equipamiento del compacto, variándose su nivel de comportamiento en el chasis que se adapta de forma teórica a las nuevas capacidades. La amortiguación y la suspensión tienen una nueva configuración que facilita el control de balanceo y una mejor situación para evitar desniveles, aunque no se eleva más sobre el suelo.

 

El Subaru Impreza XV tiene sólo dos motorizaciones que son los bóxer en los dos combustibles principales. El 2.0 boxer gasolina que tiene una potencia de 150 CV a 6400 rpm y 196 Nm de par máximo a 3.2000 vueltas que se combina con una caja de cambios manual de cinco velocidade o una automática de cuatro velocidades Sportshift. Su velocidad máxima es de 193-182 kilómetros por hora y la aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora se queda en 9.6 – 11.6 segundos.

 

El diesel bóxer de cuatro cilindros y de 2.0 litros tiene también 150 CV a 3.600 rpm y un par mucho mayor, de 350 Nm, entre 1800 y 2400 rpm. Solamente está disponible el cambio manual de seis velocidades y velocidad punta que ligeramente rebasa los 200 kilómetros por hora, con 8,6 segundos en su aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora. Deben de ser sus datos de consumo similares al Impreza, o sea entre 8.4 y 5.8 litros por cada 100 kilómetros de media. Se diferencia con otros compactos crossover en que el japonés lleva tracción a las cuatro ruedas de serie frente a modelos como el Volkswagen Golf o el Fiat Sedici que no la tienen. El bóxer de gasolina con cambio manual tiene un apoyo en las capacidades todoterreno en forma de marcha reductora para las cuestas empinadas o arrancar un remolque.

 

Vía | Diario Motor

Marzo 16th, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar