El Volvo S60 se reinventa y lo tendremos disponible el próximo verano


El nuevo Volvo S60 que la firma sueca nos presentará este verano parte de la línea estética del prototipo de idéntico nombre que fue presentado el año pasado. Dispone, a diferencia del prototipo, de cuatro puertas y cinco plazas reales con un mayor espacio para las piernas de 30 mm en las plazas traseras. Todas las ventanillas tienen marco y las puertas se abren de forma convencional, no como el concept, a pesar de que esta parte del techo presenta una importante caída, al más puro estilo coupé.

Su longitud crece hasta los 4,62 metros de largo (crece 2,5 centímetros), tiene una batalla de 2,78 metros (aumenta su distancia en 6 mm) y el ancho es de 1,86 y el alto de 1,42, medidas que no varian apenas sobre su antecesor. Todas las variantes estructurales del nuevo Volvo S60 están orientadas a la respuesta dinámica más óptima de un coche estéticamente más deportivo que cualquiera de las berlinas de Volvo. Asi lo afirma Stefan Sällqvist, responsable del desarrollo de su chasis.

El chasis dinámico (de reciente desarrollo) será la opción estándar en el mercado europeo; en el norteamericano y asiático se ofrecerá como opción. Su dirección asistida es un 10% más rápida y sus muelles y amortiguadores se han endurecido para tener un tacto de conducción más preciso.

Durante su primer año de producción, estará disponible con dos motores Diesel y de gasolina aunque la oferta se ampliará tras este primer año. Los primeros motores disponibles son un 3.0 de 308 cv, denominado T6 y el 2.0 GTDi de 206 caballos en lo referente los gasolina. Los Diesel son el D5 que monta un motor de 2.4 litros y 208 caballos y el D3 un 2.0 de 165 cv. La principal novedad en las motorizaciones es el 2.0T, con tecnología GTDi (inyección directa turbo de gasolina) de 203 CV, con 200 Nm de par disponibles a partir de las 1.750 rpm. El S60 dotado de este motor tiene un consumo de 7,9 litros a los 100, acelera de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y tiene una velocidad máxima de 235 km/h.

El sistema de tracción integral se ha modificado para sacarle todo el partido posible al chasis, pudiendo equipar el sistema FOUR-C –de serie en el T6 y opcional en el D5- para configurar la rigidez de la suspensión en los modos confort, deportivo o avanzado de los que dispone. El Control de Estabilidad y el de Tracción es nuevo, es el denominado DSTC, con sensor de ángulo de balanceo para identificar la tendencia al derrape en la fase inicial, incorporando un programa más deportivo que permite una conducción más activa. Asociado al DSTC hay un autoblocante electrónico que, al tomar una curva, frena la rueda interna del coche, transmitiendole más potencia a la rueda exterior.

Dispone de un sistema de frenos, pasando al apartado de seguridad, llamado Ready Alert que permite la predicción de situaciones en las que se debe frenar de manera rápida y los últimos avances en la detección de obstáculos y de peatones, como el City Safety que puede captar un obstáculo y detener el coche por completo para evitar la colisión a una velocidad máxima de 30 km./h. De forma análoga el detector de peatones frenará el coche si detecta que una persona está ante el vehículo y evita el atropello si la velocidad es inferior a 35 km/h.

En el año 2000 se lanzó la primera generación del Volvo S60, que fue renovada en 2006. Se han vendido cerca de un millón de coches de este modelo y Volvo espera vender, anualmente unas 90.000 unidades en mercados como EE.UU, China, Rusia, Suecia y Gran Bretaña y se producirá en Gante (Bélgica).

Vía | Card and Driver

Febrero 23rd, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar