Toyota iQ, pequeña maravilla urbana

 

Gracias a la aparición en el mercado del iQ de Toyota se dispone de otro pequeño coche,  además del Smart Fortwo, de menos de tres metros, para poder moverse con agilidad en las grandes ciudades y buscar el hueco para aparcar en otros sitios donde coches mayores no podrían. Sólo mide treinta centímetros más que el Smart Fortwo y tiene cuatro plazas.

 

Es el iQ de Toyota un coche robusto, con prominentes paso de rueda, grupos ópticos saltones y nervaduras en sus carrocerías. Las ruedas se situan en los extremos, obligando incluso a curvar el paragolpes para cubrirlas.

 

Lo ajustado de sus medidas nos permite tener un habitáculo con unas plazas delanteras con un cierto espacio libre mayor del esperado aunque algo estrecho. Para adultos con altura superior a 1,85 metros se rozará el techo, las plazas traseras son reducidas, sobre todo la posterior al lado del conductor. Con el desplazamiento del asiento del copiloto hacia delante se puede repartir algo mejor el espacio disponible para las piernas, consiguiéndose cotas aceptables; la altura en las plazas traseras es mayor que en algunos compactos.

 

El maletero está reducido a la máxima expresión, adquiriendo sólo una capacidad digna de tener en cuenta si convertimos el cuatro plazas en un biplaza con el consiguiente abatimiento de los respaldos traseros y conseguiremos una capacidad de 292 litros.

 

Desde la versión más económica, el Toyota iQ  1.0 WT –i de 68 cv, dispone de serie aire acondicionado, control de estabilidad, cristales traseros tintados, volante multifunción regulable en altura, infinidad de airbags con desconexión del situado en el lado del acompañante, radio-CD con MP3, ordenador de a bordo, etc.

 

El motor en esta versión básica del iQ es de 998 centímetros cúbicos de capacidad con  una potencia máxima de 68 CV, suficientes para mover con desahogo sus 845 kilos.  Su par motor es de 91 Nm, consiguiéndolo a 4.800 rpm,  por lo que tendremos que tener el motor alto de vueltas si queremos sacar todo su rendimiento. El cambio es manual de cinco velocidades, con precisión y tacto normales. El Toyota consigue una velocidad máxima de 150 kilómetros por hora, acelerando de 0 a 100 en 14,7 segundos. El consumo medio homologado es de 4,3 litros a los cien, de 3,9 en carretera y de 4,9 en ciudad.

 

Vía | Super Motor

Enero 31st, 2010

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar