Como conducir en invierno

Ahora que tenemos el invierno encima y que ya han caido las primeras nieves, es momento propicio para que hablemos de algunos consejos que pueden sacarte de un aprieto en estas fechas.

Lo primero de todo es arrancar el coche y es que si no tienes garaje y te encuentras en la calle, puede que tu coche esté hasta arriba de nieve, y tendrás que evitar que tu coche no patine en la arrancada, por tanto lo mejor es acelerar de manera paulatina y no revolucionar el coche, no obstante si sigues patinando tendrás que utilizar una velocidad superior para disminuir la fuerza aplicada a las ruedas y lograr arrastrar el vehículo.

Una vez en marcha lo más sensato es utilizar cadenas, o neumáticos de invierno y circular en marchas largas a no mas de 40 km/h , manejando con mucha suavidad volante, freno y acelerador para mantener el control.

En la carretera te encontrarás los surcos de las ruedas de otros coches y ese será tu mejor camino para evitar tener que conducir sobre la nieve.

La frenada es uno de los momentos más importantes y es primordial anticipar la frenada evaluando la distancia de frenado necesaria y utilizando alternativamente el freno de motor y el pedal del freno.

La frenada debe ser progresiva para evitar que se bloqueen las ruedas, lo que provocaría un deslizamiento y la consiguiente pérdida de control del coche. En caso de bloqueo o deslizamiento, suelte el pedal del freno para recuperar la adherencia y retomar el control y luego frene otra vez, de manera progresiva, utilizando al mismo tiempo el freno de motor

Si pierdes el control del coche en una placa de hielo, tienes que mantener la calma, y sobre todo no toques el freno, levanta suavemente el pie del acelerador y disponte a manejar el coche solo con el volante ya que si aceleras patinarás mucho más y tu coche sera incontrolable.

Antes de introducirse en una curva, limite la velocidad, teniendo especial cuidado en que la reducción de velocidad se realice en línea recta. Para dar la curva, la acción sobre el volante ha de ser flexible y constante, para evitar que el neumático pierda el contacto y no responda.

Si el coche culea, hay que acelerar para recobrar el equilibrio, y en ningún caso frenar, ya que esto acentuaría el desequilibrio de la parte trasera.

Vía: Michelin

Diciembre 29th, 2009

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar