Coches ecológicos. ¿Que hay de cierto?

 

Muchas veces no conviene elegir la oferta de coche “eco”.

 

Hemos hablado muchas veces sobre estos temas y sobre los modelos que las marcas ofrecen con la etiqueta verde. Lo que quiero intentar ahora en estas líneas, es dar a conocer las verdaderas razones de las marcas para tener estos coches ecológicos entre sus filas.

 

Unas veces es por pura motivación altruista, y otras, que son la gran mayoría, son completas cuestiones de marketing y motivos fiscales, porque lógicamente coloca a los ojos del comprador un producto light, que al mismo tiempo venderá más. ¿Que es un producto light? En los comestibles es algo que no adelgaza, pero engorda menos cuando se consume.

 

En los coches, marcas francesas como Peugeot, Citroën o Renault, consideran que sus coches verdes son los que se hacen en fábricas que cumplen escrupulosamente con el medio ambiente y que se pueden reciclar completamente al finalizar su vida útil, contando por supuesto con una reducción de las emisiones de CO2 mediante retoques básicos en las centralitas electrónicas en sus motores más pequeños.

 

En el caso de BMW, lo que han logrado es increíble. Su tecnología se deja notar, porque mediante la implantación de la estrategia EfficientDynamic, logran reducir el consumo y las emisiones en un 20%, tanto en los motores de gasolina como en los Diésel. Quieren que no menos de 30 modelos tengan unas emisiones por debajo de 140 gr/km, planteando una curiosa combinación: más potencia  y menor consumo. ¿Cómo es posible que estos alemanes hagan esta fórmula y les funcione? Fácil; Filtro de partículas, inyección de alta precisión para los gasolina que funciona con mezcla pobre, common-rail de cuarta generación con presión de 2.000 bares, sistema Start-Stop, aerodinámica activa con rejillas que se abren y cierran automáticamente, recuperación de la energía de frenado para alimentar dispositivos eléctricos, un alternador que se desacopla para proporcionar más energía en las aceleraciones y neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Vamos, que es todo un despliegue de medios.

 

Audi no llega a tanto. Se conforman con colocar a sus modelos TDie (como identifican a los modelos ecológicos) unos neumáticos de menor resistencia a la rodadura, caja de cambios con un desarrollo más largo, reducir la altura del coche, filtro de partículas, reducir el peso del coche y colocar un indicador de cambio de marcha. Por ahora no puede ofrecer otro coche que no sea el Audi A3 con el motor Diésel de 105 caballos, aunque en pocos meses esperan introducir estas mejoras en el motor 2.0 TDi, e incluso que su estrella, el motor gasolina 2.0 TFSi consiga tener este galardón.

 

Podría seguir hablando de todas las marcas que tenemos en Europa, porque todas ofrecen la etiqueta verde en alguno de sus modelos, pero creo que no merece la pena. Cada vez se va bajando más el escalón y tienen menos innovaciones en sus coches, por eso ruego prudencia y que comparéis los precios de las versiones normales con las ecológicas. Muchas veces no merece la pena pagar un sobrecoste en el precio de la versión eco. El ahorro que consigues en un menor consumo y en menor impuesto de matriculación, puede no compensarte.

 

Y si damos una vuelta de tuerca, ¿porqué no pensar seriamente en combustibles que no sean la gasolina y el Diésel? No se arriesgan con la pila de combustible alimentada por hidrógeno, el Etanol o el gas natural. Quizá no vean negocio en ello. Me hace darle vueltas a la cabeza, que solamente Saab quiera desligarse de los combustibles tradicionales, sinceramente os lo digo, y hablo de esta marca a sabiendas de la tremenda imagen deportiva que siempre ha tenido.

 

Departamento de Análisis de www.autodescuento.

 

Noviembre 21st, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar