Nuevo Ford Fiesta. Buenas sensaciones

 

El excelente Ford Fiesta 2009 puede aumentar las ventas de Ford.

 

Una de las partes más importantes de este blog, es darle las gracias al Concesionario Oficial de Ford Deysa, situado en la calle Conde de Peñalver, de Madrid,porque con las novias que tenía el coche, no ha sido fácil dejármelo durante un fin de semana.

 

Una vez hechos los agradecimientos, quiero contaros lo que me ha parecido este Ford Fiesta. Mi primera impresión al ir a recogerlo, no fue muy grata. El color me parecía un tanto estravagante, porque yo pensaba que los coches con pinturas moradas, eran sobre todo de tuning. Doy un par de vueltas por el coche, y me va convenciendo; un poco estrecho, pero estamos hablando de un urbano, los faros me enamoran al instante y las lineas generales del coche me gustan.

 

El frontal, sencillamente me encanta. Como me dijo el Jefe de Ventas de Deysa, es de los que te hace fijarte por el retrovisor cuando ves que se acerca. La parrilla delantera es muy amplia, cosa que me gusta mucho en cualquier coche, he de reconocerlo, y en teoría permitirá que se refrigere el motor perfectamente.

 

La zaga, es presentada por dos amplios pilotos alargados, a cada lado del portón. El maletero, bastante bien por espacio, que cuenta casi con 300 litros y por las formas que tiene, pero con un pequeño defecto; tendrás que levantar bastante los bultos para sacarlos o meterlos dentro, porque la zona de cierre es demasiado alta.

 

Sentarme en el Ford Fiesta fue un cúmulo de sensaciones. Por un lado, la calidad interior de los plásticos es realmente buena, para mi desconocida hasta este momento, y por otro lado, lo bien que están distribuidos todos los mandos, a la vista y al alcance del conductor. El salpicadero de esta unidad, es de pintura bitono. La parte superior es de un color rosa-morado y la inferior de una tonalidad más oscura, tirando a grisáceo. Me dio la sensación de aspecto tuning de marca, pero ¡que demonios!, queda hasta bien. Algunos de los plásticos están pintados, pero no por ello pierde ni un ápice de calidad.

 

Los asientos me encantaron. Sujetan perfectamente, y yo, que soy de los que siempre que entra en un coche, muevo el asiento hacia todos los lados posibles para intentar encontrar la posición idónea, no tuve que hacerlo aquí. Tan solo lo moví longitudinalmente y tuve la posición más cómoda posible. La zona trasera, no es el colmo de la amplitud, pero dos adultos pueden viajar perfectamente en esa zona.

 

Llega el momento de arrancar. ¿Donde está el clausor para introducir la llave? Este pequeño tiene cosas de un modelo de superior segmento. Incluye arranque sin llave y por botón, apertura de puertas sin cerradura, volante regulable en altura y profundidad, V2C, airbags por todos los lados y conexión USB-MP3. No parece un Ford, eso está claro. Como cambian las cosas.

 

En marcha, este gasolina 1.4 con 97 caballos, se mueve perfectamente por ciudad. El cambio, con los desarrollos un poco largos, y un movimiento algo excesivo de la palanca, hace que circule sin ningún problema de un semáforo a otro. Quizá, para los casi 100 caballos que anuncia, se quede un poco corto en aceleraciones. Consigue hacer el 0-100 kms/h en 12 segundos, cifra un poco escandalosa si pensamos en el tamaño y peso del coche, y consigue una velocidad máxima de 175 kms/h, velocidad más que de sobra para la década de radares que estamos teniendo. Pero no debemos dejar de pensar que es un urbano y no un deportivo, porque yo soy el primero al que se le pasa siempre por la cabeza estas cosas. El consumo mixto que anuncia la marca es de 5,7 l/100 kms, siendo de 7,5 en ciudad. Yo me acerqué bastante a esta cifra, con una marca de 7,8 litros circulando por ciudad.

 

Una agilidad encomiable, con una dirección quizá demasiado rápida y asistida, y una dureza del conjunto amortiguación-muelles perfecta, que te permite llevar al coche por donde tu quieras. Esto es gracias a que el nuevo Ford Fiesta es sólamente un poco más grande que el modelo al que sustituye,  y a que el 55% de la estructura del coche está hecha de aceros ligeros pero de buena resistencia. De hecho, el peso de este urbano se queda en unos justos 1054 kilos, al más  puro estilo de los GTi antiguos. La visibilidad del coche, es excelente, sin que molesten los pilares delanteros como sucede en la gran mayoría de los coches actuales, con una insonorización interior perfecta, que parece que el coche se ha calado en cada semáforo, del mismo modo que en carretera no hace apenas ruido y no tiene sonidos parasitarios hacia el interior.

 

Si quieres un urbano moderno, con una imagen que hace que la gente te mire por la calle y al mejor precio, no dudes que este Ford Fiesta es el modelo que necesitas. Y piensa que la plataforma la comparte con el nuevo Mazda 2. ¿A que te gusta más que comparta elementos con un modelo japonés?

 

Lástima que haya salido a la venta en un momento de crisis como el que estamos viviendo. Pregúntanos por el  precio, y saldrás escandalizado. ¡¡Mas barato es imposible!! Un duro competidor de los Seat Ibiza, Mazda 2, Toyota Yaris y compañía.

 

Departamento de Análisis de www.autodescuento.com

 

Noviembre 19th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar