Alfa Romeo MiTo 1.4 T 155cv. Prueba 2ª parte.

 

La buena calidad interior del MiTo le puede llevar a ser un crack de ventas

 

Ayer os contaba la impresión que me ha dado el aspecto interior. ¿Que puedo contaros del interior? Pues tiene una calidad innegable. Plásticos bien ajustados y de tacto agradable. El salpicadero imita el carbono, y queda bastante bien por cierto. El volante, tanto por su forma como por su grosor, es estupendo. El del MiTo que probé, lo tenía recubierto en piel, al igual que el pomo de la palanca de cambios.

 

En el salpicadero, por delante de la rodilla izquierda del conductor, hay un cajetín profundo, con la superficie antideslizante que sí va cerrado. No hay agarrador en el techo en ninguno de los asientos, ni delanteros ni posteriores, y los anclajes superiores de los cinturones son fijos.

 

Encontrar la posición perfecta para conducir fue cuestión de segundos. En algunos coches que he probado, me costó bastante, pero en este, fue todo distinto. Puedes regular el asiento en altura, en profundidad y en la zona lumbar, y el volante puedes regularlo en altura y profundidad, con lo que fácilmente, si no es tu coche habitual o lo cogen más personas, te encontrarás cómodo en el. Aunque el detalle de unión del volante con el salpicadero no me gustó nada. La columna de dirección va recubierta con una especie de plástico vinilo que deja bastante que desear.

 

Quizá eché en falta que los asientos envolviesen algo más, pero realmente no es necesario para nada. Con las orejas que tiene, sujetan bastante bien el cuerpo, y en ningún momento sientes que te escurras del asiento.

 

Algún mando queda bastante escondido en cuanto seas un poco alto. Por ejemplo, el mando del control de velocidad queda muy abajo y tras el volante, con lo que no se ve fácilmente, pero por el contrario, el cuadro de mandos está visible en todo momento, y eso no ocurre en otros modelos de tamaño similar. Como detalle curioso del cuadro, decir que los nombres vienen en italiano; indica Benzina (gasolina) y Giri (revoluciones). Incluso en la tapa que cubre el motor se puede leer Turbo Benzina.

 

Algo que me resultó un poco incómodo fue el mando de los espejos. O eres muy intuitivo o te tocará buscar la tecla para orientarlos a tu gusto. El stick que tiene es demasiado pequeño y toca buscar con la mano las posibles posiciones para colocarlo. Aunque pensándolo bien, hay que colocarlos en parado, con lo que no tiene mayor pega.

 

Los asientos traseros, mejor ni probarlos. Son bastante pequeños, pero lógicamente este Mini-Killer va enfocado al conductor, que no se preocupará ni lo más mínimo por sus acompañantes. Yo al menos lo concibo así. Para salir de las plazas traseras, los dos asientos delanteros regresan a la posición inicial después de desplazarse hacia delante para facilitar el acceso o salida. El sistema funciona bien, pero se agradecería que el desplazamiento tuviera más recorrido, porque, para salir del coche, queda un hueco un poco justo para adultos.

 

El maletero tiene una boca amplia que facilita el acceso de objetos, si bien está demasiada alta, con lo que las cosas que pesen, costará meterlas dentro. No es la panacea de espacio, pero dos maletas no tendrás problemas en alojar dentro. Además, el respaldo de los asientos posteriores queda horizontal cuando se abate. Para conseguirlo, hay que hacer bascular previamente la banqueta sobre su anclaje delantero y colocarla en posición vertical. Queda un escalón grande entre la superficie del maletero y el respaldo de los asientos, que puede ser molesto para dejar bultos voluminosos.

 

Mañana os contaré como va el coche en marcha, que seguro os va a gustar.

 

Departamento de Análisis de www.autodescuento.com

 

Septiembre 25th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar