Los biocarburantes, una realidad con dificultades importantes

 

biocombustibles.jpg

 

Los biocarburantes representarán entre el 10% y el 15% de la cartera total de combustibles en el período comprendido entre 2020 y 2030, según un estudio de Accenture.

 

El informe señala además que “probablemente” antes del año 2020, la producción de biocombustibles superará las predicciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de 120.000 millones de litros de bioetanol y 23.000 millones de litros de biodiesel.

 

Aunque la tendencia es la que es, la creación de una auténtica industria mundial de biocombustibles será más difícil de lo previsto, dados los problemas existentes tanto en los mercados de materias primas como en la producción, transporte y distribución de los mismos y no que decir tiene la alarma social que habla de la relación con ls subida de precios de los alimentos.

 

Desde el punto de vista medioambiental, el crecimiento del mercado de los biocarburantes dependerá de si se percibe o no rentable el uso de  estos por parte de automovilistas y sobre todo si las empresas del sector lo ven rentable.

Por otro lado el debate sobre alimentos frente a combustibles podría ralentizar la demanda, pero ésta existirá siempre que las administraciones gestionen correctamente las cuestiones de sostenibilidad e informen debidamente a la población.

 

El miedo que se tiene sobre la relación entre biocarburantes y subida de precios de los alimentos es demasiado alarmista ya que el impacto de los biocarburantes en el incremento de los precios de los alimentos sería muy pequeño, incluso si se alcanzara en 2020 las cifras previstas. A pesar de ello, la Comisión Europea quiere mantenerse en guardia y ha incluido en su directiva de energías renovables un mecanismo de seguimiento que evalúa cualquier impacto de los biocarburantes sobre los precios y la producción de alimentos, el medio ambiente o las condiciones sociales de los trabajadores.

 

En cuanto a la distribución de los biocombustibles, el estudio de Accenture, señala la necesidad de que los gobiernos nacionales tomen decisiones sobre las mezclas y la adaptación de los distintos tipos existentes.

 

Por otro lado la escasez de inversiones en infraestructuras es, otro de los impedimentos para conseguir un mercado de biocombustibles a escala global.

 

Los biocombustibles harán posible, según el informe, un mercado del transporte “mucho más diverso”, en el que la gasolina y el gasóleo perderán cuota con lo que bajaran los precios y por otro lado se generará una gama más amplia de productos procedentes de combustibles no fósiles.

 

Vía: Terra

Septiembre 22nd, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar