El Plan Nacional de Autovías en crisis.

 

El Plan Nacional de Autovías corre peligro debido a la crisis de las empresas concesionarias.

 

Los problemas que acechan al mercado crediticio, está afectando directamente al Plan de renovación de Autopistas y Autovías del Estado. Estas renovaciones son concedidas por el Gobierno a empresas privadas mediante concurso, y ahora puede verse interrumpido por la falta de liquidez de éstas. Es el problema que tiene hacer obras mediante empresas privadas y que aprobó el Ministerio de Fomento durante el año pasado.

 

No parece nada descabellado que algunas de las obras que están aún en desarrollo se paren por la falta de solvencia por parte de las empresas concesionarias. El endurecimiento de las condiciones financieras y la crisis del mercado crediticio pueden llevar a la quiebra todos estos proyectos. Y es que a pesar de ser un trabajo otorgado por un Ministerio, los bancos no ven con buenos ojos las cuentas que presentan las empresas adjudicatarias, que están con las cuentas bajo cero.

 

Cuando se otorgaron las concesiones de las obras, en el concurso de las mismas, el precio de licitación llegó a rebajarse un 40 por ciento a consecuencia de la buena marcha del mercado de créditos. No obstante, en la actualidad, ante la pobre situación financiera, los bancos han endurecido los tipos de interés y su concesión, lo que ha supuesto para las concesionarias una baja de rentabilidad de sus proyectos. Por no mencionar a aquellas que todavía no habían encontrado capital financiero para los mismos.

 

El problema les viene ahora. Las más de 80 empresas que forman estas concesiones no pueden dar marcha atrás, porque el Ministerio de Fomento ofreció la firma de un contrato en el que si daban marcha atrás con los proyectos, tendrían que abonarles multas millonarias. Y es que ya se sabe como es el refrán; “quien mucho abarca, poco aprieta”.

 

La situación cada vez tiene peor pinta, por el alto coste de los materiales de construcción y por el de los derivados del petróleo. Fomento se ha negado ha realizar una reestructuración de los precios en relación a la situación económica actual.

 

El plan abarca la remodelación de 2.000 kilómetros de vías de alta ocupación (entre autopistas y autovías). Entre ellas, destacan tramos de la A2, la R2, la A4, la R4, la A1, la A5 o la A3 (principales vías de salida de la capital). La lamentable situación de las carreteras de nuestro país convierte este plan en una necesidad.

 

Ante todos estos problemas, el Ministerio gobernado por Magdalena Álvarez, está abriendo los primeros expedientes por incumplimiento, mientras la banca nacional “aconseja” a las empresas que, en relación a esta grave situación financiera, deberán ser muy rigurosas en los proyectos de inversión para no acabar “con el agua al cuello”. Pero sinceramente, el problema se lo han buscado ellos solos con una mala gestión de sus patrimonios en plena crisis del ladrillo.

 

Espero que el Estado se ponga serio, porque algunas de las carreteras parecen caminos de cabras.

 

Departamento de análisis de www.autodescuento.com

 

Septiembre 1st, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar