Hyundai i30. Prueba. Segunda parte.

 

Continuemos con este coche.

 

El Hyundai i30 ha dado el salto de calidad en la marca coreana.

 

Abro el capó y observo el motor. Como no entiendo excesivamente de mecánica, no puedo decir mucho, pero es lo típico. El motor cubierto por plásticos y ni un solo hueco por donde meterle mano, como pasa en todos los modelos nuevos. Me doy cuenta que para el simple hecho de cambiar una bombilla se puede convertir en una odisea. Lo único es que tienes a mano son los recipientes para rellenar el agua del parabrisas, puedes observar sin problemas el líquido de dirección, de frenos y el del anticongelante. El resto, mejor ni tocarlo. O como mucho, haríamos lo que mucha gente cuando se queda tirada en la carretera. Abrir el capó y poner los brazos en jarra como si esperásemos a que el coche nos dijese “me he calentado”… o darle unas pataditas a las ruedas para que suceda no se qué.

 

Bueno, que me pongo a desvariar, y nos os cuento como es realmente este coche. Ya os digo que exceptuando algunos peros es fabuloso. Me siento donde el conductor y al principio me cuesta encontrar la postura adecuada. Tiene reglajes de altura, de espalda y de zona lumbar. Toqueteo las palanquitas y decido dejarlo después de un rato en una posición que sin ser la mas adecuada es la más cómoda que he encontrado. Regulo el volante y en cualquiera de las posiciones de altura o longitud, debido quizás a mi altura me queda un poco lejos. El salpicadero ha sido fabricado en plásticos blandos al tacto, excepto algunas partes que son duros pero de buena calidad. En el centro de la consola, donde está el equipo de audio, es plástico pintado en plateado, pero no queda nada mal. Encuentras multitud de huecos donde poder dejar las cosas. Que si un tarjetero, un hueco para las gafas por encima del retrovisor interior, un hueco doble en el apoyabrazos delantero, otro hueco en el centro del salpicadero, otro en la parte baja de la consola central, bolsas en las cuatro puertas y en los respaldos de los asientos delanteros. Uno de los pocos extras que puedes pedir es la pintura metalizada. No tienes disponible navegador, arranque sin llave, apertura automática de puertas o faros de xenon, como en otros modelos similares. Algo que no acabo de entender es que no disponga de bluetooth. Sin haberme informado antes de lo que llevaba el coche, intenté buscar con mi móvil el sistema de manos libres y nanai. Es una opción de concesionario que puedes solicitar… increíble.

 

La altura libre hasta el techo es muy buena. Da igual que estes en los asientos delanteros que en los traseros, donde sorprendentemente, tienes espacio más que de sobra, incluso para las piernas. Tiene el mismo espacio libre que un Volkswagen Golf y mas que un Peugeot 308. Los reposacabezas delanteros puedes ajustarlos en altura y longitudinalmente. mide 4.245 mm de longitud, 1.775 mm de anchura y 1.480 mm de altura; es mayor que un Hyundai Accent y menor que un Elantra. Su tamaño es parecido al de un Renault Mégane (4,21 m) o un Opel Astra (4,25 m).

 

Mañana os cuento las sensaciones en marcha.

 

Departamento de análisis de www.autodescuento.com

 

Agosto 14th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar