Mitsubishi L200. Capaz y equipado.

 

El Pick Up de Mitsubishi sorprende gratamente

 

Podríamos definirle como el Príncipe de los Pick-up. Por desgracia no llega a tener mayor tratamiento. Este vehículo nos ayudará a transitar sin ningún tipo de problemas por caminos de tierra y zonas agrestes. Dispone de un motor de 2.500 cc con 136 caballos, potencia más que de sobra para poder mover con total soltura a este pick up.

 

Hemos tenido la suerte de probar este vehículo con y sin carga, para comprobar las reacciones de su eje trasero, cosa de la que todo el mundo se queja tras circular en un modelo similar a este. Bien es cierto que este Mitsu, ha demostrado ser muy nervioso en caminos bastante complicados sin carga en la parte trasera. Los movimientos de la zaga con la tracción conectada en modo 4×2 no hacía mas que mostrarnos la parte trasera. Incluso con el modo 4×4 los botes de las ruedas posteriores no hace más que dar sustos. Como curiosidad, puedes circular en modo 4×4 hasta los 100 kms/h. A partir de esa velocidad, quedará conectado el modo de tracción delantera, que además te lo indicará un símbolo en el cuadro.

 

En cambio, con el modo 4×4 y la reductora conectada, podemos subir por sitios por donde parece que te vas a ir hacia atrás o hacia los lados con peligro de vuelco. Tan solo le penaliza su voladizo trasero porque es bastante fácil que se quede enganchado cuando bajas por una pendiente o en vadeos de zonas de distinto nivel.

 

Por carretera, si no te pesa el pie, podrás circular con total tranquilidad. La suspensión que lleva, se adapta perfectamente a las suaves irregularidades del asfalto. Pero no intentes ir ágil; debes tener claro que está hecho para campo y para llevar carga. Con el cajón trasero cargado, es como mejor se mueve el Mitsubishi. Un comportamiento ejemplar que no tiene nada que ver si lo comparamos a como lo hacía vacío.

 

Lo que me hizo bastante gracia, fue el inclinómetro lateral y frontal. Sinceramente, en un vehículo de estas características no hace mucha falta, porque si quieres subirte por “paredes”, te comprarás un TT en condiciones, con mejores ángulos de ataque, vadeo y salida.

 

Los consumos no son mocos de pavo. En cualquiera de los dos terrenos se mostrará un bebedor nato. Es parte es lógico, porque con el peso que tiene y con las descomunales ruedas que lleva, no es descabellado que cuando calcules los litros que ha tragado, te haga echarte al suelo y mirar el depósito por si te lo has cargado haciendo todo terreno.

 

En definitiva, la prueba nos ha hecho que quedemos satisfechos. Capacidad de carga, cómodo y ágil tanto en carretera como en campo. Por cierto, ¿sabéis quien ostenta el título de Rey? El Nissan Navara. Es el líder de ventas desde hace varios años en este segmento.

 

¡Ah, se me olvidaba! Cuando queráis entrar campo a través con un vehículo de estas características, aseguraos antes de las normas que rigen en la Comunidad Autónoma en la que os encontráis sobre el reglamento de Todo Terreno. A mi, en esta prueba, la Guardia Civil me echó un buen rapapolvo, y les agradezco, si me están leyendo, que no me multasen al escuchar que lo que estaba haciendo era una prueba para escribir en este blog.

 

Departamento de análisis de www.autodescuento.com

 

Agosto 8th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar