El GP de Hungría de Formula 1 se espera con un calor sofocante

 

gp-de-hungria.jpg

 

Fernando Alonso está convencido de que el próximo Gran Premio de Hungría, que se disputa este domingo, le servirá de revulsivo para levantarse de los últimos malos resultados ya que es un circuito “especial”, en el que ganó su primera carrera de Fórmula 1 en 2003.

 

El bicampeón mundial espera no obstante una prueba “muy dura”, especialmente por las altas temperaturas. “Es una pista bastante exigente. Para ser rápido es necesario contar con niveles altos de aerodinámica, así como también una buena adherencia y tracción para salir bien de las curvas lentas”, apuntó.

Alonso, por último, reconoció que el resultado del último Gran Premio en Alemania fue “decepcionante” aunque considera “positivos” los puntos sumados por su compañero Nelson Piquet para el Mundial de constructores.

 

En Hungaroging, la estrategia se hace especialmente crucial: la pista cambia constantemente de un día para otro, y hay que adaptarse a las nuevas condiciones. Reglajes, neumáticos, carga de combustible… Hay que lograr un buen puesto el sábado para salir bien en parrilla. Pedro de la Rosa asegura que parar dos veces no diferirá mucho de hacerlo tres.

 

Si los problemas con la degradación de los neumáticos se hace patente, pronostica que algún equipo podría realizar “una inusual estrategia de tres paradas.” Pero aún así, las grandes remontadas aquí son difíciles (Mansell ganó aquí en 1989 tras partir duodécimo) y están reservadas a los mejores o a cuando la lluvia hace acto de presencia; ambos factores escasean últimamente.

 

Y es que este año las previsiones meteorológicas tampoco predicen lluvia. Sólo en los entrenamientos libres del viernes se prevé un 10% de lluvia. El sábado, habrá un 5% y, el día de la carrera, nada más y nada menos que un 0%. Por el contrario, la pista podrá alcanzar hasta 58ºC, y se esperan más de 30 ºC ambiente durante los tres días de Gran Premio.

 

Así que aún que raro en este mundial, guarden los paraguas, saquen la sombrilla y atentos a un escenario en el que Lewis Hamilton y Felipe Massa deberán demostrar quién de los dos ha trabajado mejor durante las pruebas que recientemente han tenido lugar en Jerez. La aleta de tiburón tan de moda últimamente podrá verse en el capó de Ferrari. Es una de sus mejoras para desestabilizar la superioridad de McLaren y Lewis Hamilton, prácticamente invencibles en las últimas citas del mundial. Pero no hay que olvidarse tampoco de Kimi Räikkönen, que sigue aspirando a revalidar su título mundial ni a los BMW Sauber que con Kubica y Heidfeld siguen la estela muy de cerca.

 

Vía: Thef1

 

Agosto 1st, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar