Subaru Legacy 2.0 D. Buen coche a un excepcional precio

 

Subaru Legacy, precio y opiniones

 

Tras tres años de arduo trabajo, Subaru presentó su motor diésel de arquitectura boxer para estar a la altura de los Gurús de este tipo de mecánica. Lástima que lo hayan hecho en un momento no demasiado bueno por el momento comercial que vive el oro negro. En pocas palabras, es excepcional. Tiene dos litros de cilindrada, 150 cv y un par de 35,70 mkg a tan sólo 1.800 rpm.

 

Muchos de los que trabajamos en este mundo, nos preguntábamos por qué no habían hecho como Mitsubishi, que alcanzó un acuerdo con el grupo Volkswagen para ofrecer los motores TDi de éstos. Los argumentos tenían que ver con el bajo centro de gravedad que acompaña a los modelos de Subaru o el mínimo nivel de vibración que querían ofrecer. Ahora han puesto toda su maquinaria en la fabulosa berlina Legacy.

 

Claro está que sus respuestas sólo pueden entendidas si te has subido a un Subaru con motor boxer gasolina. Han querido traspasar su tacto deportivo, su silencio en marcha y la ausencia de vibraciones al boxer diésel. ¡Chapeau! Objetivo conseguido. Ni un solo traqueteo. Solo podrás notar el ruido característico si vas con el motor en frío en un sitio cerrado.

 

Resulta un tanto extraño que solo hayan puesto una caja de cambios de cinco velocidades, pero no se siente atemorizado ni amedrentado por ninguno de sus rivales, como el Ford Mondeo, Renault Laguna o Volkswagen Passat. Responde con mucha contundencia desde 1.500 rpm sin el famoso turbo-lag de algunos modelos. Fiel a su filosofía, cuenta con una increíble tracción integral que le hacen moverse con gran agilidad por carreteras de montaña, donde muchos diésel las pasan canutas por el escalonamiento de las marchas. Aseguran ni un solo cabeceo o balanceo. A pesar del mayor peso de este motor con respecto al gasolina, lo consiguieron con un tarado distinto de las suspensiones, compensándolo con unos amortiguadores más firmes para lograr que hasta el más mínimo bache no sea casi perceptible a los pasajeros.

 

El precio, en consonancia con sus competidores. Por poneros un ejemplo, un Honda Accord Executive 2.2 i-CDTI cuesta unos 29.900 €. El Subaru Legacy 2.0 Boxer D Limited Plus desde unos 30.300 €. Cierto es que sale un poco penalizado en el equipamiento, pero sale ganando por su motor.

 

Y es que este coche, más que pasajeros pide pilotos. Porque es Subaru. Y como hasta ahora el que compraba un Subaru lo hacía con un motor gasolina, han puesto diésel por todos los lados, para que tanto conductor como gasolinero, no tengan tentaciones de echarle gasolina. Que el subconsciente muchas veces traiciona.

 

Departamento de análisis de www.autodescuento.com

 

Julio 18th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar