¿Manual o Automático?

 

He aquí la pregunta del millón de euros. Y emulando a los gallegos habrá que decir, depende.

 

Primero nos gustaría explicar las diferencias entre uno y otro en lo que se refiere a manejo, ya que en lo que se refiere a mecánica necesitaríamos la ayuda de un buen profesor en la materia para no aburriros.

 

Autodescuento te da la mejor oferta

 

El coche manual es el clásico. Una palanca en la que decidimos mediante posición qué marcha deseamos, un embrague que hay que presionar para efectuar los cambios o llevarlo a punto muerto. Este sistema permite un control absoluto de la velocidad que queremos, así como la retención que queremos que efectúe el motor.

 

El cambio automático consiste en una palanca en la que decidimos si queremos ir para delante o para detrás y punto. A cambio perdemos control de los cambios y a veces nos obliga a abusar del freno.

 

Estas son las diferencias. En uno hace falta el pie izquierdo y en el otro no.
Entonces viene nuestro depende. Y es que desde hace unos años, el cambio automático viene normalmente acompañado de un sistema en el que también podemos elegir la marcha cuado nos apetezca y sin presionar el embrague. De modo que tenemos un dos en uno, e incluso en algunos modelos se pueden poner levas detrás del volante, como en el coche de Fernando Alonso, y para el que escribe es el mejor invento desde que se inventó el Nesquick que permitió a miles de niños no perder el autobús del colegio porque los grumitos no se disolvían.

 

Las transmisiones automáticas han mejorado

 

Aporta la comodidad del coche automático cuando hay tráfico y da la posibilidad de retener el coche en puertos de montaña o de jugar con el cambio.

 

Pero siempre estará aquel que dice que le gusta conducir y que el cambio automático es un rollo. A éste siempre digo lo mismo: define conducir. Yo entiendo por conducir, como diversión, emociones al volante, posibilidad de llevar al coche y al conductor al límite, y esto sólo se puede hacer en circuito. Yo desde luego en la M-30 a 50km/h no conduzco, ni atascado conduzco, ni en el súper conduzco, más bien me desplazo y francamente, si me ahorro el incordio de meter el embrague mejor.

 

Así que si sois de los que os desplazáis, en viaje vais en 5ª hasta el destino, y lo de conducir lo dejáis para cuando vais a los kars con los amigos, os recomendamos un cambio automático o automático secuencial, y sois de los que seguís creyendo que es aburrido, probadlo, porque lo curioso del tema es que la gran mayoría de los que utilizan un cambio automático, no quieren ni oír hablar del manual.

 

Tu coche cobra vida con las velocidades

 

De todas formas sí que os daremos pautas para comprar un coche con caja de cambios automática. Existe como decimos la clásica y la secuencial. Normalmente y por suerte cada vez menos, sólo se solía montar en coches de alta gama. Ahora se pueden adquirir muchísimos utilitarios con este cambio. Éste, con excepciones, suele gastar más combustible, (el Toyota Yaris gasta menos en automático que en manual). Con este cambio el coche se vuelve más perezoso, así que conviene que la potencia no se quede corta.

 

Preguntadnos antes de decidiros porque sabemos que suele ser algo que no pensamos y puede cambiar la relación con nuestro coche.

 

Marzo 28th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar