Smart Coupé 33 CDI. Un mechero con ruedas

 

La primera vez que uno se sube en un Smart le entra un poco de gusanillo en el estómago. Primero porque llevamos viéndolo mucho tiempo en nuestras calles, pero muchos no hemos tenido la suerte de meternos en uno. Después nos sentamos y lo primero que pensamos es… Pues no es tan pequeño. Y es que no lo es.

 

SMART COUPE. “Think Smart”

 

Por dentro resulta mucho más grande y habitable que un Toyota Aygo, un Volkswagen Fox o un Hyundai Atos, todos ellos mucho mas largos que el huevo alemán. Luego se nota que de tal palo tal astilla. Hay Mercedes por todas partes. Y es que las calidades de los materiales son muy buenas. Las terminaciones, el equipamiento… todo. Pero vamos por partes.

 

El interior ha mejorado mucho con respecto al anterior. Ahora es más sobrio. Se acabaron los coloridos chillones, las burbujas para los tacómetros, todos los botones que parecían sacados de una pesadilla de chocolate y caramelo. Ahora es más germano. Sigue siendo muy juvenil, pero con un toque mas refinado.

 

El volante ha cambiado, teniendo éste la posibilidad de montar pequeñas levas para accionar el cambio como en un F1. Y ahora disponemos de una pequeña consola central con los mandos más necesarios y mucho hueco para dejar cosas en la bandeja a la altura de las rodillas.

 

Los asientos se han mejorado, buscando más confort. El antiguo Smart resultaba bastante duro. Ahora se puede pasar un buen rato dentro sin problemas. También ha mejorado muchísimo el aire acondicionado. Antes resultaba un poco asmático. El A/A funcionaba cuando quería y jamás enfrió demasiado. Si además le añades que en verano el sol te pegaba en el cogote gracias el techo de cristal, la sensación era de microondas.Todo eso ha desaparecido y ya podemos decir que tenemos aire y un buen sistema de radio, elevalunas y todo tipo de gadches necesarios para movernos por la ciudad sin problemas.

 

La segunda cosa que te pasa cuando te montas en un Smart es que cuando llevas un rato en él, de pronto notas que no hay asientos traseros. Bueno, puede parecer un chiste, pero es que la sensación de amplitud, estabilidad y silencio es tan grande que no te crees que estés en un coche del tamaño de un Tamagochi.

 

SMART COUPE. Bueno por fuera como por dentro.

 

En cuanto a mecánica hemos querido probar el cdi. Es un motor turbodiesel cdi con 45 CV de potencia (consumo en l/100 km mixto[1] 3,3, emisión de CO2 combinada en g/km[1] 88). Este es perfecto para aquellos que le tienen alergia a las gasolineras. Es un poco ruidoso en frío, y sus aceleraciones se ven bastante mermadas con respecto a sus hermanos de gasolina, pero la verdad es que no importa mucho. Decir que tienes un coche que gasta 3.3 litros de media da un subidón que mueve más adrenalina que acelerar en un Ferrari y más al precio que está el combustible.

 

Este motor viene con una caja de cambios robotizada con accionamiento soft-tip. La caja de cambios puede ser manual o automática. En cualquiera de los dos casos es un desastre. Sobretodo en modo manual y si hemos pagado el extra de las levas detrás del volante. Cuando accionamos el botón del cambio nos podemos, reclinar, mirar por el retrovisor, subir la ventanilla y entonces ver como se engrana la marcha. Esta forma de decirlo que no es más que una exageración, no tiene otro fin que hacer ver lo muchísimo que tarda.

 

Diréis que en un coche de estos da lo mismo y desde aquí os decimos que no. La sensación de estar en el limbo entre marcha y marcha puede ser horrible si nos encontramos acelerando a tope para salir de una rotonda, adelantando a un coche, reduciendo para entrar en una curva. Y así infinitas situaciones en las que no poder disponer de la marcha que queremos en el segundo que queremos nos hace desconfiar y usar el freno a todas horas.

 

Y en cuanto a su dinámica solo podemos decir que es sobresaliente. Un coche que con esa distancia entre ejes tiene el aplomo que tiene no se merece menos. Las sensaciones al volante son de coche grande. Se han corregido mucho los balanceos y subvirajes tan agresivos del anterior, en el que parecía que el volante estaba de adorno. Ahora es mucho más preciso. Pero, y esto se lo decimos a los más imprudentes, ojito con forzar este coche que en el límite no responde demasiado bien y solo el Esp y el ABs nos salvarán.

 

Hay que hacer una mención al maletero. Pensareis que es microscópico y os equivocais. 220 litros de capacidad con una estructura completamente cuadrada permiten meter muchas cosas. Además el asiento del copiloto se abate en caso de meter algo largo (que no pase del largo del coche claro está). Tiene 100 más que un Aygo, y sólo 30 menos que un Volvo C30. Pequeño pero matón.

 

Y por último tenemos que reseñar que es un coche que en caso de impacto nos protegerá. Está diseñado para convertirse en una pelota que absorbe la energía del golpe con pequeñas zonas deformables y con una estructura indestructible de supervivencia.

 

Desde Autodescuento, creemos que si vas solo a todas partes, necesitas aparcar constantemente, pasas del embrague y te gustan los coches diferentes aquí tienes tu baza. Nosotros te lo buscamos para que te salga barato y puedas además de consumo, presumir de precio.

 

Febrero 29th, 2008

Déjanos tu comentario.

Buscar


No dejes de visitar